¡Aparta tú!

Por fin os puedo contar que el pasado siete de junio firmé un nuevo contrato con Malbec Ediciones y que ya está en camino la segunda parte de la bilogía. Aunque aún es pronto para hablar de fechas, estoy realmente contenta y agradecida a mi editor Javier Salinas porque desde que le envié el manuscrito está trabajando en la edición y todo lo que conlleva publicar un libro.

Desde que se publicara la primera parte “¡Aparta, que no me veo!” sois muchos y muchas los que me habéis pedido que la historia continuase y, aunque yo tenía claro que iba a seguir desarrollándola y en mi mente estaba bastante estructurada, no quería precipitarme pues, después de todo el cariño y el apoyo que me habéis demostrado, no me perdonaría defraudaros.

Tengo que confesar que me ha dado pena ponerle el punto y final a la historia y que, la misma noche en que la terminé, me desperté de madrugada pensando que igual más adelante, en unos años me apetecería escribir más de ellos, pues son los primeros personajes a los que he dado vida y desvincularme me resulta difícil. Pero ya se verá.

Por ahora os pido un poco más de paciencia y os prometo que en cuanto esté terminada y desde la editorial den el OK, estará a vuestra disposición.

Mientras tanto, ¡millones de gracias!

Aquí abajo os dejo la sinopsis y el link a la web de la editorial por si queréis leer lo que ellos han publicado.

SINOPSIS

<<Tras un invierno duro, umbrío y de lucha constante con su otro yo, Inés cree estar encontrando el camino, tanto para entender lo que sucede a su alrededor como para comprenderse a ella misma.

Aparentemente más relajada, en una isla paradisiaca a la que ahora sí parece estar encontrándole el punto, con la intención de mantenerse lejos de maldito Gregorio, amigos nuevos y un posible trabajo que de verdad la motiva, afronta un verano que dista mucho de todo lo que había vivido con anterioridad y en el que Inesastra, que parece haberse acomodado a su lado y sigue apareciendo, aunque no siempre de la manera más oportuna, tiene mucho que decir.

Con altibajos tanto en el plano sentimental como personal, echando de menos a su familia, con algún que otro susto y disgusto a causa del pasado y del presente, llega al punto en el que, cuando todo parecía ir bien, plantearse el futuro hace mella en el presente

Y es que, cambiar de vida y recomponerse tras una decepción nunca es fácil y, aunque se encuentre la manera, ni suele ser rápido, ni suelen sanar todas las heridas por completo, ni es fácil entender que todos tenemos un pasado que no podemos borrar de un plumazo.

Por mucho que Inesastra diga, por mucho que Inés quiera. >>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s